martes, 28 de junio de 2011

filosofia

Pequeño cántaro divino
Que andan en mis atardeceres,
Te pierdes en mis lagrimas.
Nunca jamás me encontraste,
No podrás arreglarme.
Solo descubrirás la bondad que se oculta tras mi sombra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario