miércoles, 6 de julio de 2011

Soledad.

Circulo exhaustivo y nefasto que jamás se alejara de mis senderos embarrados hasta la cabeza, y que cada vez se acerca más y más. Aun no sé como creí comenzar de nuevo, y ver ese trocito de mi despertar, no sé cómo pude pensarlo, ni como mi mente se agazapa aun siendo un pequeño granito perdido en el suelo que no tiene rumbo y no tiene fin hasta que el granito encuentre otra salida más lejana fuera de óvalos  enredados por la sangre. Simplemente me doy ese extraño sentimiento hacia los seres innombrados, que cada vez me gusta menos, y no encuentro nada, solo eso, soledad ante todas las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario