jueves, 11 de agosto de 2011

Preguntas.

Nunca acabare de entender porque todos los días tengo el mismo problema. Es extraño, pero los personajes nunca cambian, como ya mostré hace tiempo, el triplete es la base de mi vida, podría dibujar un triangulo donde yo estaría en el centro y a ambos lados se encontrarían las zonas más oscuras de mi corazón.


Algunos días viajo inconsciente por mi paralelo más claro y me escudo en la irrealidad mas absoluta pintada de egoísmo. Otros días prefiero recapacitar y acabo en el lado contrario (que se encuentra unido en la amistad más absoluta con el paralelo de mis sueños más profundos) y me encuentro encaminada con un futuro algo más estable. Sin embargo no se cual será el periodo de tiempo hasta mi próximo arrepentimiento.


Todas mis reflexiones llegan cargadas de culpa, de inmadurez supongo, pero no puedo estar segura de la verdad. Me entretengo horas y horas pensando en cómo habría sido mi pasado si no hubiera actuado como lo hice o si hubiera tenido más valor en el momento adecuado.
Por otro lado me surge otra dudad, la gran dudad, ¿avanzo?, si soy valiente podría pifiarla, puedo conseguir que todo esto que al menos me llena con sus palabras muera y se quede en NADA y no podría soportarlo. También puedo entender que si hubiera actuado en el pasado como ahora me arrepiento podría también haberla pifiado pues se que con la esquina opuesta a mi triangulo no pasaría nada si hubiera una unión pasional pues tanto él como yo (falsamente) podríamos llevarlo sanamente y sin darle la menos importancia. Sin embargo no puedo decir lo mismo de él, no sé si la estabilidad lograría entender algo así y podría haber quedado en la NADA mas absoluta en el caso de que llegara a tener alguna estabilidad en su vida por primera vez y conmigo.


Otra reflexión más, es tan imposible conseguirlo, sacarlo de su nido, conseguir que quiera conseguir algo más céntrico en su vida y que la elegida sea yo, esa pequeña alma olvidad que cambio de patito feo a gran cisne dorado para muchos y no sé si de él también.


Son tantas las preguntas, tantas respuestas jamás encontradas que me pierdo en mis divagaciones olvidadas de cualquier realidad que pudieras encontrar en tu camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario