jueves, 2 de febrero de 2012

Para todos aquellos que me abandonaron en mi camino

La pequeña casita era de cristal, del más duro y frágil cristal. Ese cristal que te envuelve e incluso, en algunos momentos te hace sentir bien. Cuando ves que todos esos pájaros y seres han huido de tu vida. Es cuando miras como pasa el tiempo, y se lleva consigo a todas aquellas pequeñas y grandes cosas que tuviste alguna vez.
Eran tan bellas, fueron tantos momentos con tantas personas que aunque ningún extraño lo crea, sí, los echas de menos a todos y cada uno de ellos. Porque has podido avanzar gracias a ellos y desgraciadamente el tiempo se los lleva consigo.
Si, cometemos fallos y de todos y cada uno de ellos me arrepiento, pero solo pensad una cosa.
¿Es un fallo guiarte por el corazón?
¿Es un fallo no querer hacer daño?
¿Es un fallo querer pasar pagina porque en aquél momento no había otra salida?
¿Es un fallo querer ser feliz?
Si es así, os pido perdón una vez más. Sin embargo no puedo rectificar porque cada vez que lo miro a los ojos, cada vez que lo siento conmigo, se me cae el alma al suelo y hoy por hoy lo quiero demasiado. Igual que os quise a todos, igual que daría mi vida por todos, sin embargo vosotros no podéis darme ese amor. A veces se puede compaginar, normalmente, si. Pero vi que en mi caso era imposible y recogí con mis propias manos las consecuencias, y se y estoy completamente segura que mi casita volvería a romperse de nuevo si volviera al pasado. Podrían ser 4 meses, un año, dos... Y no me arrepentiré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario