martes, 24 de abril de 2012

triste final

Odio a mi ser, a todo ese conjunto de rastrojos rajados y sin sentimientos que intentan desvanecerse vanamente.
 Miro el claro reflejo del alma echo material por nosotros mismos y solo puedo ver ese dolor y esas formas indeseadas por todas aquellas princesitas tan esperadas pero tan frágiles dentro de este crúel mundo que nos rodea. 
Jamás seré capaz de ver algo mas allá de ese pedazo de carne sin forma, soy incapaz de controlar y de moldear a razón de mi realidad y eso me hunde. Carezco de esas fuerzas que formas las bases del paraíso. Sin embargo siempre se rompe el camino. 
Serán esos ángeles que nos  rodean y que no quieren que nos apagemos  aunque queramos y que ahora son polvo.... Triste final sin luz el que les llega a todos aquellos pájaros de la tierra que jamas alzaron el vuelo y lo que lo lograron alzar caerán también duramente contra el suelo fusionándose con el mismo y destruyéndose gracias a todos esos que los rodeaban.



No hay comentarios:

Publicar un comentario