viernes, 20 de julio de 2012

En la oscuridad

Esta noche... esta noche intentare ser joven contigo, disfrutar de tu cuerpo, de tus alas de ángel, levantar la mirada hacia el infinito y liberar el tiempo,  me atas entre tus cadenas tan ansiadas por el tiempo.
Esta noche volaremos juntos, de tu mano, siempre delante de mi, de mis pasos, de mi ser... Llevaras la espada mientras me arrastro ante ti y lloro, por ti solo por ti.
Las grandes montañas de sal se disuelven en mi frágil cuerpo ansiando el momento de avanzar y llenar el vació existencial que rodea al ser extraño que se adentro, abriéndose camino ante el mal de tus ojos y tu clara apariencia cristalina.
Eres tan oscuro como el deseo más profundo de mi ser y tan blanco como todas las cosas que jamás tendré. Me encanta caminar contigo, es como un imán con sus polos opuestos... Pero tan juntos e inseparables.
Amar no es la palabra, es algo tan indescriptible que solo lo puede decir mi nombre... Ese nombre oculto, ese nombre que me diste tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario