domingo, 22 de julio de 2012

Indescriptible

Juego infame de titanes donde solo habrá un ganador. Colmado de aplausos, de admiración, es él, el único el verdadero, el creador de lo terrenal y el creador de tu alma.
Esculpe tu piel con arena del mal, dándole forma, amoldándola a su ser. La pequeña pieza comienza a tener vida.
Abro los ojos, veo a mi  creador... cuantas cosas le debo  y como deberé pagarle.
Tras un breve periodo de adaptación, comienza a relatarme como deberé responder y que pasara si incumplo con su prometido. El miedo comienza a rondarme, el miedo y la incertidumbre, he de continuar, el es mi creador y aunque no entienda debo aceptar, es mi deber.
Empiezo a ser feliz, él se preocupa por mí y yo se lo recompenso a cambio, es lo correcto, de hecho estoy empezando a admirarlo... Aunque me mire con desprecio es bello... me mira.
Las gotas del tiempo parecen no pasar y aunque con marcas de sufrimiento me llena, parecen suaves caricias a mis ojos cegados por su sed y mi convicción.
Es lo correcto, no debo huir,  el no podrá seguir sin mi y yo no tendré nada sin el, prefiero continuar... continuar y seguir paseando por las largas espinas de esta bella rosa negra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario