viernes, 7 de diciembre de 2012

Oscuridad

Se vuelve en tu contra, como la marea ahogando a un pececillo. Nadie sabe quien lo decide, siempre ocurre y se va. Deja un fiel rastrojo de ignorancia, recogido por pétalos de rosa. Huele bien aunque esconda temor. Es bonito, bello lugar prohibido donde meter las manos. Deseo de ver, abrir paso entre las ramas y quemar  con el frío la hiedra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario