jueves, 17 de enero de 2013

cenizas

Es imposible describir las facciones cuando te quedas sin habla, estupefacta. No sabes muy bien si reír o llorar porque es tan absurdo, tan imbécil, que ni concordancias lógicas tienen las cadenas que atan tus sentidos. Puto ángel perdido en la inmensidad del océano. Pensar en el reloj cayendo grano tras grano, y se consumió en el desierto  insaciable por el ser del destino. ¿En qué momento recapacitaste? jamás caerán los muros para reconstruir las cenizas, para sentir la estupidez del mundo. Es como partirte en dos, de rabia, de odio, de dolor por la impaciencia, la timidez quizás del tiempo, de los relojes ya consumidos.... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario