viernes, 1 de febrero de 2013

Despierta

Cuando rozas el filo sientes miedo... quizás no volverá pero vuelve y ya no da miedo. Ese miedo de antes que te aterraba como cual niña insensata vuelve a desaparecer y ella te retuerce las entrañas. Sabes que no puedes, que esta ves no pararas, sabes que no debes... No se suele tropezar dos veces con la misma piedra, y da miedo... pero  te llama.  Ya no hay debates, ya no hay pensamientos, solo esta.. ahí, pidiéndote que la sigas y que acabes aquello que empezaste.
Motivos no te faltan, estupideces para algunos y memorias para otros, no hay nada que perder.. nunca lo hubo... no supiste elegir los caminos y las rosas tenían demasiadas espinas. Nunca andaste, solo cosías los cristales. 
Hay tantos momentos que recordar, por intentar olvidar, lucha tras lucha hasta que caes y te ahogas, siempre te ahogas, siempre te ahogaras, es difícil de entender pero cuando el muñeco despierta ya no hay nada que hacer. Se puede culpar a la sociedad, al mundo, a los que se acercan, a los que se van... pero no cambiara la caída,  no cambiara el final de la partida. Tú partida, que siempre fue de la barrera increbrantable hasta el fin. No te odies, es fácil .. Nadie lo entenderá, quizás en la soledad de los fines, con todas las almas a tu lado, quizás en ese momento entiendas quien estuvo ahí, el porqué de las piedras, el por qué de tu alma o simplemente seas libre del destrozo que siempre vas dejando tras tus pasos. 
Podrás admirar el paso del tiempo, el correr de los días...

No hay comentarios:

Publicar un comentario