martes, 19 de febrero de 2013

Relajáte

Regresar una y otra vez al inicio de la pista, no cansarte de cerrar los ojos y perderte entre los acordes de aquel desvalijado. Quizás la rueda nunca pare y desprenda continuamente todo aquello que queda, todos los  flujos de cationes hasta solo dejar  aniones mirándote con cara de odio y rabia. Insípida la vida de los parásitos ,  los  que tu mismo colocaste en el camino y  no caminaran sin ofrecer tu cabeza en la plaza del limbo. Es el canto de las sirenas que se esconden para no ser cazadas por los infelices, por todos aquellos que separan lo justo de lo injusto. Jamás veras el final de la rueda, ya estas tan metido en su interior, tan profundo, tan dentro... no lo intentes solo relájate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario