domingo, 7 de abril de 2013

Ellos

Grandes poetas  escondidos tras una armadura creada por el mundo. Perdidos, acojiendose a los resquicios de las grandes perversiones del momento. Encarcelados en su propia vida, dentro de la mente, dandose golpes continuos dentro de sus pequeñas madrigueras y pereciendo en la mas absoluta soledad. Hipocresía la de los grandes que ahora luchan por sus escritos, todo aquello que crearon en vida y escondieron bajo su sombra. Estatuas conmemorando el destrozo de sus vidas, riéndose, enriqueciéndose de sus frutos que jamas podrán ver. Fueron almas perdidas en su oscuridad y ahora bañadas en oro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario