viernes, 26 de diciembre de 2014

dreamland

Cuando sientes que la lucha por vivir a veces supera al propio destino, te ves rodeado de tanta incertidumbre que no eres consciente de cualquier palabra, gesto, mirada o ansia que puede rodearte por cualquier motivo y lugar. Incapaz de perder el sentido, de extrapolar algo que no sea la veracidad de tus sueños de pequeños cristales rotos que siempre son nombrados bajo la sombra de unas teclas nuevas aun sin estrenar del alma del mundo. Sueña, quizás allí encuentres un momento de paz.