miércoles, 11 de febrero de 2015

Clásico

Las noches se oscurecen sin la luz que marca los pasos hacia los que avanzar. Oscuridad y niebla que entorpece ese pequeño avance que quizás nunca nazca o nazca demasiadas veces.
Ir y venir de la vida entre venidas, idas y vueltas que disfrutan de baños de luz que jamás podrás ver con tus ojos tapados por la oscuridad invisible del alma que nos lleva por los senderos de la tristeza, la soledad, y quizás el vacío de querer seguir a la manada que nunca volverá ni seguirá tus pasos. Por que cada uno es libre, esta ausente del resto y cualquier acto de imitación por parte de uno u otro supondrá la infelicidad del resto.