martes, 21 de abril de 2015

Imperceptible

Uno, dos, tres, cuatro... Contemos los minutos, las palabras, las situaciones, los momentos, los sentimientos, las personas, los objetos y todo aquello que nos rodea. Contemos y transformemos estos detalles en  tristes seres inertes, inmóviles, llevados por la masa y ocultados por las sombras. Callemos todo aquello que deseamos por que es lo que esta bien, es lo correcto. Vivamos en la continuidad, la monotonía y pensemos en como sería pero nunca es. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario