jueves, 11 de junio de 2015

En las cálidas noches de ensueño pienso en el futuro incierto de nuestro pensamiento. En los capullos creciendo y en las semillas aún sin plantar. Lugares que solo existen en la mente y el paisaje de colores brillantes adormecidos en el sueño que pronto despertara el alma de aquellos filósofos que nos plantean lo que sabemos de forma inversa. Dejemos de soñar y despertemos o quizás jamás avanzaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario