lunes, 25 de abril de 2016

Sin darte cuenta


La estrella que vi nacer se apaga poco a poco gracias a la brisa de tus mentiras, creí en ti y te vi caer. Volví a confiar en tus palabras, en cada lágrima que dejabas caer en mi hombro. Te di todo aquello que necesitabas, velando por tu estabilidad, porque todo aquello que te rodeaba confiara en ti.
De Repente te fuiste. Te olvidaste del cariño, el amor y la amistad que te regalé. Te regocijaste de todo aquello que apreciaba y demostraste que escuchabas con el oído, olvidando el corazón que latía por ti. Lo dejaste ir y ahora me  planteo si serás capaz de reconstruir algo.
Prefiero pensar que tu inocencia te hace no ver la luz, que no lo haces a conciencia. Es fácil recibir pero quizás valorarlo se te escapa de las manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario