miércoles, 17 de agosto de 2016

Y sin darte cuenta llega la luz. Te penetra, te inunda, te llena de todo aquello que ansiastes.
No tienes que llorar y arrepentirte por jugar a ser conejo cuando puedes ser lobo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario