sábado, 4 de marzo de 2017

cry

Llorar por llorar, andar esperando el regreso del sentimiento que te desgarro el alma.
Esperar sentado, un día tras otro, esperanzado en que volverás a sentir aquello que creíste profundo y no fue correspondido.
No poder levantarse, respirar, ni mover un dedo ya que quedaste paralizado por la esperanza del ángel caído, y solo te derrumbas cuestionando cada uno de los pájaros que encuentras y no logran sustituirlo.
Maldito seas, ojala pudiera desaparecer, dejarme avanzar en el camino lleno de clavos y heridas profundas sin tener que aparecer cada vez que te creo muerto.
A veces resulta humillante asumir que la esperanza siempre esta ahí, ese momento, esa luz... ese intento desesperado porque el destino nos lleve hacia el mismo punto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario